Artículos

Definición de una buena escuela

Por Mark Cruz, 14 de Octubre , 2014 a las 2 am

Entrevista a Paulina Jiménez – Directora Ejecutiva del Compañía de María de Nuestra Señora (Parte I)

Con una amplia experiencia como profesora de Física en el colegio Compañía de María Apoquindo y en el Instituto Hebreo, y como Directora de dos colegios de la Red Educacional Crecemos y en el Liceo Bicentenario San Pedro perteneciente a la Corporación Municipal de Puente Alto, Paulina nos cuenta en esta entrevista su definición de una buena escuela.

Paulina, ¿Cómo definirías una buena escuela?

Creo que existen dos elementos fundamentales que definen una buena escuela:

Primero, el orden y estructura. El orden y estructura son relevantes porque en las escuelas no se puede improvisar lo cual creo que se gestiona de la siguiente forma:

– Un riguroso orden externo que permite contrarrestar el desorden des jerarquizado que ofrece el medio. Para ello deben existir protocolos y procedimientos en todas las áreas.

– Un Clima propicio para el aprendizaje: Buena disciplina; silencio, normas claras conocidas por todos que se cumplen y no se transan. Normas hechas para ser aplicadas y cumplidas por todos y no letra muerta que solo algunos aplican

– Clases bien planificadas, bien preparadas, armadas con intención pedagógica, basadas en el aprendizaje no en la enseñanza.

– Clase con Ritmo y estructura definida; tiempos acotados, estructura (inicio desarrollo cierre), rutinas metodológicas.

– Docentes con extenso conocimiento y dominio del currículum de la especialidad que enseñan. Docentes con características personales que le permiten ser un líder pedagógico y un referente para sus estudiantes en función de los valores del PEI.

– Gestión de resultados tanto a nivel del aula como a nivel de la escuela en su totalidad: decisiones permanentes a la luz de los resultados, buenos instrumentos de medición del aprendizaje acordes al currículum y a lo desarrollado en clases con foco en el desarrollo de habilidades de nivel superior. Retroalimentación y modificación de la planificación a la luz de los resultados. Foco en el porcentaje de logro individual y grupal, no en la nota. Evaluación permanente de la satisfacción de alumnos, padres, docentes y no docentes.

Segundo y simultáneamente creo que todo lo que se hace en una escuela tiene que tener un foco, una intención. Cuando uno está permanentemente a cargo de la contingencia y no del foco y la intención, pierdes el norte, entonces te consumes resolviendo problemas. El foco o centro de la actividad pedagógica debe ser el aprendizaje…..no solo se debe estar seguro de que algún determinado contenido, conducta o habilidad se enseñó, el profesor y los que tienen cargos de responsabilidad en la escuela deben asegurarse de que los alumnos aprendieron. Es decir, el centro no es enseñar, sino asegurar que todos aprendan.

¿Cuáles serían los actores claves para lograr una buena escuela?

En la escuela hay dos grupos de actores relevantes: los profesores y el equipo directivo. Los profesores tienen dos tipos de competencias fundamentales: las profesionales y las habilidades o características personales que le permiten relacionarse y comunicarse con otras personas de manera efectiva. El equipo directivo, además de tener esas competencias, debe tener la capacidad de gestionar los resultados y promover ese aprendizaje en sus docentes para que gestionen sus propios resultados de aula.

Paulina destaca la importancia de mirar los resultados desde una perspectiva que permita no sólo mirarlos y evaluarlos, sino que también accionar la escuela y determinar las relaciones causa-efecto e impacto de las acciones en los resultados:

El equipo directivo se encuentra todo el tiempo frente a resultados, pero no se hace nada a partir de ellos o se siguen haciendo las mismas cosas y más.

Y como en una escuela se hacen muchas cosas, nunca sabes cuáles son las que están impactando en tus resultados … (Continúa en la Parte II)

Deja tus comentarios

Postea un comentarios como visita

Categorías