Artículos

Medir y mejorar: la base del éxito del modelo Educacional San Isidro

Por , 17 de Octubre , 2014 a las 8 pm

“Entrevista al Director de la Sociedad Educacional San Isidoro (Parte I)”

Alejandro Hasbún es Director de la Sociedad Educacional San Isidoro, esta corporación es gestionada en red y para medir el nivel de éxito de la gestión de cada establecimiento usan el mapa de escuela que han bautizado como MESI (Modelo Educacional San Isidoro). Con su experiencia en gestión en base a resultados y trabajo en redes en esta entrevista Alejandro nos relata lo que es trabajar con una red de establecimientos y la importancia del Mapa de Escuela.

Alejandro, ¿cómo llegaron a la definición de crear la corporación San Isidoro?

Teníamos cosas que se habían hecho de diferentes maneras en muchos lados, entonces podíamos saber cuáles habían resultado y cuáles no habían resultado y podíamos importar las mejores prácticas para unificarlas. La teoría dice que el trabajo en red es bueno, nosotros pudimos verlo en la realidad.

Hay que tener en cuenta que los liderazgos de los respectivos sostenedores de cada colegio no son idénticos y si uno quiere trabajar en red tiene que partir por tener pocas cosas comunes pero que esas cosas deben funcionar como reloj. Lo que estoy diciendo es que no hay que dejar de hacer los procesos, todos son importantes, pero los que dirigen esto se encarguen de los procesos son realmente medulares.

¿Cuáles serían estos procesos medulares?

En un colegio el aula es muy importante, la evaluación docente, el seguimiento de las clases, ver qué está haciendo el colegio con la matrícula, la convivencia escolar, y el tema normativo. Yo creo que esas cosas son fundamentales, primero el aula y después lo administrativo.

Es mucho foco y son tantas las cosas que uno tiene que mirar en un colegio. Si uno pudiese mirarlo todo sería maravilloso, pero es tan grande que tienes que focalizarte en las cosas realmente importantes; las otras tienen que estar, y tienen que tener una periodicidad, pero si no las alcanzo a ver no importa, las veré más adelante.

¿Qué beneficios puede tener trabajar en red?

El trabajo en red tiene potencial. Y como una red es tan vasta, hay que tener tiempo o coordinación suficientes para ir haciendo más automático rescatar las buenas prácticas. Si bien al tener este sistema hay muchas cosas que pueden quedar en el camino y que uno no tiene la ocasión de conocer; es importante, no perder la visita al colegio, no perder la conversación con las otras personas del colegio, porque, si uno tiene varios colegios y tienes una reunión semanal o quincenal para hablar con el equipo de gestión, hay cosas que uno no se llega a dar cuenta porque nunca llegaron a esa mesa; entonces, es importante tener las personas adecuadas que vayan haciendo esta labor, levantar información, para llevarlas como buenas prácticas a otros establecimientos.

Para alinear la visión de los colegios yo creo que el proyecto educativo de la red tiene que tener cosas básicas comunes. Y de ahí no hay que moverse un centímetro. Pero a su vez creo que las comunidades de alumnos y de colegios son todas distintas por mil razones: de geográficas hasta culturales. Entonces es importante que cada colegio tenga un espacio para decir mi colegio no es igual a los otros cien colegios. Yo creo que cada colegio tiene que tener una cierta particularidad siempre y cuando no se salga, dentro de las directrices de la corporación.

¿Cómo surgió el modelo MESI, un mapa dónde se puede ver toda la escuela, sus procesos y el nivel de efectividad de cada uno de estos procesos?

El modelo surgió por una concepción de la mejora. Nosotros creíamos que no bastaba que el colegio tuviera a los niños en clases, además de eso, nosotros creíamos que en la medida que uno empieza a mirar cómo se hacen las cosas, y evalúa cómo se hacen tiene posibilidades de mejorar. Si uno no evalúa, si uno no se mide, uno cree que lo hace estupendo. Además nosotros podíamos comparar los diversos colegios unos con otros y ver que en algunos lados habían cosas que se hacían, que resultaban muy bien y algunas otras que no. Ahora, evidentemente aquí no hay una receta única; entonces es muy importante recoger la cultura de cada colegio. Pero hay ciertas cosas que son constantes, el hecho de tener algún patrón medible es muy importante, es incorporarle gestión al día a día.

El modelo también te unifica el lenguaje, entonces cuando uno va a cualquier colegio que entiende, que sabe lo que es el modelo MESI, sabe lo que estamos hablando, de un modelo que tiene indicadores y que se ha ido construyendo a lo largo del tiempo con la participación de los colegios. Lo cuál te permite en el fondo alinear la mirada, todos saben que cuándo uno va un colegio va a hablar de eso.

Alejandro nos muestra que el modelo da una visión completa del colegio y que permite que todos sepan cómo se encuentra el establecimiento en cada área.

Hay que instalar que todos hablen el mismo idioma, no que tengan que hablar del indicador dos punto cinco porque eso no me interesa, pero sí, que sepan que hay preocupación del colegio en su totalidad, pero si ellos saben que alguien está mirando que las clases se hagan, que alguien está mirando que las materias coinciden con las que corresponde pasar, que alguien está mirando que la planificación corresponda y tal vez una persona que no se meta al aula que si pueda ver el modelo y pueda decir saber en qué área el colegio está bien, y en cuál mal entonces el colegio entero puede tratar de actuar para mejorar los problemas. Entonces si todos hablan de lo mismo y todos saben que hay cosas que se están consiguiendo y cosas que no se están consiguiendo el colegio entero puede volcarse hacia mejorar algunos lugares que estén bajos.

Deja tus comentarios

Postea un comentarios como visita

Categorías